CAPEX y OPEX: ¿Cuáles son las diferencias?

Quien soy
Carlos Laforet Coll
@carloslaforetcoll
Autor y referencias
CAPEX y OPEX: ¿Cuáles son las diferencias?

por Equipo AllYourVideogames | 1 de diciembre de 2022 | Emprendimiento |


Las siglas CAPEX y OPEX son comunes en las reuniones, especialmente en las reuniones corporativas. Pero, ¿qué podrían significar y cuáles son los conceptos y aplicaciones de ambos?



Se trata básicamente de formas de adquisición de productos, servicios y contratación, y pueden considerarse categorías de gastos empresariales. De esta forma, CAPEX y OPEX se convierten en ideas fundamentales si quieres monitorear y tener un mayor control de tus gastos y de tu empresa.

Sin embargo, estas son solo explicaciones superficiales, y para poder comprender y aplicar perfectamente CAPEX y OPEX en su empresa, debe comprender sus diferencias, necesidades y conceptos detallados de ambos.

Para saber más: ¿Cómo crear un slogan para tu empresa?

¿Qué es CAPEX y OPEX?

A continuación, te explicaremos con más detalle qué son CAPEX y OPEX, para que conozcas la definición real de ambos y puedas aplicarlos perfectamente en tu empresa.

CAPEX: ¿qué es?

También conocido como gastos de capital, CAPEX es una representación de los desembolsos en bienes de capital o inversiones. Es decir, los costos de los materiales que se utilizan para fabricar otros productos, como materiales de construcción, equipos y varios otros. Dicho de otra manera, CAPEX es el fondo que se utilizará para que la empresa amplíe su capacidad de generar ganancias con la ayuda de la adquisición de elementos.


Para simplificar aún más la explicación, podemos decir que está directamente relacionado con las compras de bienes. Los gastos de CAPEX también se pueden utilizar para comprar otros servicios y artículos que serán útiles, como hardware para la empresa. 


Es necesario tener en cuenta que los gastos de capital también incluyen servicios, y no solo materiales y productos. Estos activos que se comprarán deben ser un servicio o producto que mejore aún más la capacidad y el trabajo de un sector o el funcionamiento de la máquina de una empresa.

Pero el CAPEX no funciona de manera tan simple, ya que los gastos de capital también estarán directamente vinculados al segmento empresarial. Si el bien adquirido tiene un ejercicio fiscal superior a su vida útil, la amortización debe ser la vía para capitalizar los gastos, sólo en el caso de depreciación o propiedad intelectual para bienes tangibles. 

El CAPEX tendrá como finalidad principal dividir el coste del elemento adquirido entre la vida útil esperada del elemento, señalada por la normativa fiscal. En el caso de análisis de inversiones en proyectos, se utilizará este mismo índice como base para el cálculo de la rentabilidad (ROI).


OPEX: ¿Qué es?

OPEX también se conoce como gasto operativo y se refiere a los gastos operativos, siendo los pagos relacionados con las ventas de productos y servicios y las actividades de gestión empresarial. 

Como ejemplo, podemos mencionar una empresa que compra computadoras nuevas para sus empleados. Sin embargo, termina optando por un servicio que no solo entregará las máquinas, sino que también se compromete a monitorear, actualizar el sistema y capacitar a los empleados para su uso. Incluso es posible alquilar las máquinas a una empresa que también ofrece mantenimiento, si es económicamente más ventajoso.


En resumen, podemos tratar OPEX como un "alquiler" para la prestación de servicios y bienes. Los principales costos de gastos operativos están relacionados con consumibles, mantenimiento de equipos y otros gastos operativos. Los gastos OPEX se realizan a diario, generalmente involucrando servicios subcontratados.


Otro ejemplo que puede facilitar aún más su comprensión del gasto OPEX y mostrar que lo usa casi a diario, es el caso de los servicios de transmisión.

Por lo general, es necesario pagar una suscripción para acceder al catálogo ofrecido de películas, series o música, según el streaming. Puede continuar usando el servicio mientras realice el pago, pero en el momento en que deje de pagar, el servicio se detendrá.

Los gastos operativos también son deducibles de impuestos, si se incurren en el mismo año en que fueron contratados. Por lo tanto, es súper importante tener una buena gestión de gastos para tratar de reducir OPEX tanto como sea posible, de manera que no perjudique el nivel y la calidad del servicio de la empresa.

En el caso de las empresas, ejemplos comunes de gastos OPEX que te puedes encontrar son: mantenimiento y reparaciones; derechos de licencia; publicidad; honorarios de abogados; gastos de oficina; a salvo; tasas y administración de la propiedad; gasto en vehículos, arrendamientos, nómina, viajes y materias primas.

Para saber más: ¿Cómo saber si el nombre de una empresa ya existe?

Las diferencias entre CAPEX y OPEX y TCO

Imagen: El Blog 3G4G

Otro punto que siempre debemos tener en cuenta cuando hablamos de CAPEX y OPEX es el costo total de propiedad (TCO), que en portugués significa “costo total de propiedad”. El TCO es una forma de comparar costos indirectos o directos durante un período de tiempo determinado.



El costo total de propiedad lleva a cabo una evaluación de los gastos para identificar el valor real de un elemento determinado y también puede identificar lo que se necesitará para mantenerlo en funcionamiento.


El TCO a menudo se confunde con CAPEX y OPEX, ya que los conceptos pueden ser muy similares. La mejor manera de entender la diferencia entre los tres conceptos es a través de un ejemplo.

Vamos a utilizar una empresa de eventos para ejemplificar el TCO, en muchos lugares que se van a realizar los eventos terminan por no tener la energía eléctrica necesaria. De esta forma, la empresa necesitará utilizar un generador de energía, y la compra de este equipo ya entra como un gasto de capital.

Además, el mismo generador también costará mano de obra a los empleados para que pueda funcionar sin problemas, teniendo en cuenta la operación, los lubricantes, las piezas de mantenimiento, el transporte al lugar del evento y el combustible. Todo esto forma el TCO, que es nada más y nada menos que la cantidad utilizada para el funcionamiento del dispositivo. Ahora bien, si la empresa decidiera alquilar el generador, tendría el caso de un OPEX.

Para saber más: Dinámica de grupos: 6 ejemplos prácticos para tu empresa

¿Cómo calcular cada uno de los índices?

Las formas de calcular CAPEX y OPEX pueden variar mucho, pero las reglas principales para calcular cada uno se pueden encontrar a continuación.

Cálculo del gasto de capital

En el caso del CAPEX, lo primero que debes hacer es analizar los cambios que ocurren cada año en los activos. Del mismo modo, también deberá contabilizar los cambios en los pasivos en el mismo período de un año.

Después de eso, restará el cambio que ocurrió año tras año para obtener el resultado de los gastos de capital. Si ponemos el cálculo en una fórmula, el resultado sería:

CAPEX = cambio en activos — cambio en pasivos. Esta es una cuenta que se refiere al costo de inversión para que pueda haber un aumento en la posibilidad de generar utilidades para la empresa.

Cálculo de OPEX

El cálculo del OPEX suele ser más sencillo que el del CAPEX, ya que consiste únicamente en la suma de todos los gastos operativos que tuvo la empresa en un periodo de un año. Esta es una cuenta más adecuada como alternativa para que la empresa pueda reducir costos y aun así generar un aumento en la productividad.


Este análisis también resulta en algunos otros puntos positivos, que son: la flexibilidad de costos aumenta mucho; no hay necesidad de descapitalizar para mantener un valor en efectivo utilizando el presupuesto para otros fines; y también tenemos una disminución de las necesidades de financiación, ya que acaban diluyéndose en el tiempo.

Tenga en cuenta que el otro propósito del cálculo de OPEX es encontrar una forma de pago diferente en los servicios combinados. Para ello, la empresa necesita tener la garantía de que dispone de todos los recursos necesarios, como despliegue, seguimiento y asistencia técnica. 

calculo de diferencia

No sorprende que en algunas situaciones una empresa necesite calcular la diferencia entre CAPEX y OPEX. Un error muy común en esta cuenta es la multiplicación del monto mensual desembolsado en un determinado servicio y la comparación con el valor del equipo. Este tipo de cálculo ignora por completo los costos indirectos, por lo que no hay interferencia en la operación.

Hay que tener en cuenta que en este tipo de situaciones, toda la infraestructura se desarrollará con el crecimiento como perspectiva. Hasta alcanzar el resultado esperado, la empresa tendrá capacidad ociosa, necesitando tener en cuenta una estimación de los valores de las posibles ganancias.

La situación aún puede ser diferente si hablamos de una inversión en TI, ya que habrá que tener en cuenta un tiempo medio de depreciación de los equipos, que puede variar entre 3 y 5 años.

En este espacio de tiempo, aún tendrá que gastar en la expansión de la actualización, la renovación de la licencia, la posibilidad de descontinuar el equipo y la seguridad del dispositivo. Así, en los cálculos será necesario tener en cuenta la mano de obra del equipo de soporte, analistas y técnicos. 

Para saber más: Las 5 fuerzas de Porter: ¿Es su empresa competitiva?

¿Cuál es la mejor metodología a elegir?

Para definir la mejor metodología para elegir entre CAPEX y OPEX, es necesario tener en cuenta diversas informaciones, como las peculiaridades del proyecto y el escenario actual de su empresa. Necesitas conocer y ajustar todos los gastos de tu empresa, teniendo un conocimiento súper profundo de los gastos de capital.

Cabe mencionar que también es bastante común que una empresa se vea limitada en relación a su CAPEX total al que puede tener acceso, ya sea por el mercado o por acreedores privados. Esto puede suceder especialmente si el mercado está pasando por alguna crisis financiera. 

Debido a esto, la mayoría de las organizaciones tienen la costumbre de dirigir sus inversiones a otras actividades que puedan generar ingresos para la empresa. Así, es habitual que haya una mayor preferencia por la externalización o alquiler de recursos y equipos frente a la compra. Esta es una forma de evitar la inmovilización del capital.


Ejemplificando este tipo de situaciones, tenemos el formato Infraestructura como Servicio (IaaS), que muchas veces es adoptado por las empresas. En él, todas las infraestructuras de tu negocio se insertan en la nube híbrida o en la nube común, sin embargo, la primera opción suele ser más segura. Además, todas las funciones se pagan como servicios y no como productos.

Este modelo brinda la eliminación de gastos con servidores locales, ya que ahora son operados a través de la nube. Entre los mayores beneficios de esta práctica podemos destacar: facilidad de mantenimiento, mayor escalabilidad, mayor portabilidad y flexibilidad y reducción de gastos. En el modelo Iaas, todos los gastos de capital se transforman en gastos operativos, ya que se refieren a servicios en la nube.

En base a esto, podemos ver que las diferencias entre CAPEX y OPEX son muchas, y la elección de su empresa debe hacerse teniendo en cuenta la evaluación de cada gasto en cuanto a cómo encajan en los objetivos y metas de crecimiento futuro de la empresa. Hay tres puntos esenciales que te pueden ayudar a hacer tu elección, son:

  • Consultar si existe la posibilidad de realizar el proyecto necesario con o sin la inversión fija. El objetivo será definir la posibilidad de utilizar servicios de terceros o si serán necesarias inversiones;
  • Para evaluar la capacidad de generar utilidades será necesario realizar una proyección de utilidades, ingresos y gastos del proyecto. Esta proyección incluirá los gastos de fabricación e impuestos, los gastos de prestación de servicios y los gastos de compra u operación;
  • Debe tener una previsión de cuánto durará la inversión realizada. Para ello, nuestro consejo es cuestionar el objetivo organizativo de la empresa.

Para saber más: ISO 9000: Conozca qué es la gestión de la calidad empresarial

Cuando realizas la evaluación con datos de costos e ingresos, junto con tus proyecciones, también terminas vinculando estos tres puntos mencionados. Debido a esto, será posible cuantificar la Tasa Interna de Retorno (TIR) ​​y el Valor Presente Neto (VAN) de CAPEX y OPEX. Al final, también deberá considerar el tiempo de recuperación, llamado recuperación.

Resumiendo todos los puntos sobre CAPEX y OPEX discutidos hasta ahora, los principales factores que debe tener en cuenta al tomar su decisión son: flujo de caja; costos operativos, de oportunidad y financieros; economía fiscal; vínculos contractuales; y ciclo de vida del proyecto.

Para analizar de la mejor manera posible cada uno de estos factores, es necesario evaluar la estructura de capital, conocer los requerimientos del mercado para cada tipo de organización, riesgo empresarial, endeudamiento, situación tributaria, inmovilización de capital y relación con proveedores. Cuando hablamos de manera práctica, los impactos de las modalidades se darán por: flujo de caja, patrimonio, ahorro fiscal y utilidad.

Antes de hacer su elección, deberá tener cuidado con la posible vinculación de los datos con EBITDA - Ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, que en portugués significa "Beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización". Es a través de este índice que podremos evaluar cuánto es capaz de generar la empresa en sus actividades operativas, sin tener en cuenta inversiones financieras, préstamos e impuestos.

Yendo más allá, el EBITDA también permite evaluar la competitividad y eficiencia de la organización en comparación con la competencia, especialmente en un período de un año. Es por eso que no debes agregar CAPEX en el cálculo del flujo, ya que esto terminará elevando artificialmente el indicador. 

Para finalizar, debe saber que todos los gastos operativos deben tratarse como desembolsos de inversión y, por lo tanto, no deben tenerse en cuenta en el EBITDA. Esto asegurará que tenga un valor justo y correcto, pudiendo elegir correctamente entre CAPEX y OPEX sin riesgos de perder dinero y oportunidades con una elección incorrecta.


Para saber más: Offshore ¿Qué es y cómo funciona?

¿Y en el caso del sector TI?

Cuando comparamos con otros sectores de la empresa, el sector de TI tiene una diferencia. Por lo general, la infraestructura que se necesita en este sector es mayor, y todavía tenemos la posibilidad de computación en la nube y OPEX termina siendo cada vez más importante en algunas funcionalidades de TI.

Hablando de migrar a la nube, sabemos que la empresa gastará menos en la compra de hardware y otro software tradicional, y esto reduce considerablemente las inversiones en activos físicos que son menos gastos a corto y largo plazo. Esta práctica ofrece las ventajas de no depreciar el bien de capital.

Como característica de la nube tenemos escalabilidad y elasticidad, lo que ofrece mayor agilidad para aumentar la capacidad de TI para atender las demandas necesarias en el negocio. Por otro lado, también siempre es necesario realizar un análisis de los riesgos e impactos que una empresa corre a diario.

A pesar de todos estos factores, la elección entre CAPEX y OPEX variará de una empresa a otra y de un proyecto a otro, por lo que no debemos analizar los números individualmente. El hecho es que, dependiendo de la situación, deberá elegir de manera diferente entre CAPEX y OPEX en este caso del sector de TI. Pero nuevamente, esto dependerá de tu análisis y escenarios, no siendo una regla

Para saber más: Upcycling: Qué es y cómo utilizarlo para ser más sostenible


Añade un comentario de CAPEX y OPEX: ¿Cuáles son las diferencias?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.